sopa picante de pollo y coco

Esta sopa curaba nuestros males en Manchamanteles mucho tiempo antes de ponerla en la primera carta del Fallen Angel, cuando Sandra la bautizo como “la resacosa”.

“La resacosa” es picante, ácida, salada, cremosa, super eficiente para componer una mala noche o un resfrío y se queda grabada en la memoria.

Hace unas semanas mi amiga Nani, que es fan del coco, me contaba que hace muchos años probó una sopa de pollo picante con coco en Cusco y nunca pudo olvidarla.

Bueno, acá esta, ésta es. Háganla, se van a sorprender.

Unas cuantas cosas antes:

Un buen caldo de pollo es indispensable, no cubito, no otra cosa que no sea un buen caldo de pollo.

Para hacerlo usen las carcazas de un pollo, las patas y todos los huesos que queden. Pónganlos en una olla a presión con agua que los cubra. Ahora pueden ponerle apio, cebolla, granos de pimienta, ajo, lo que quieran. Yo para esta sopa le pongo un trozo de kion, un par de ramas de hierbaluisa y un poco de sal.

Cocinen los huesos del pollo por unos 30 minutos en la olla a presión, y si lo hacen en una olla normal 1 hora o un poquito más a fuego medio sin dejar que el caldo hierva a borbotones (eso lo enturbia).

Cuelen, dejen enfriar y tendrán un caldo que será una gelatina llena de sabor.

La salsa de pescado,  ¿qué es la salsa de pescado?.

Compren un kion tierno (gengibre fresco), de esos a los que se les puede quitar la piel sobándolos con los dedos; no será muy picante ni amargo.  Cuando digo que lo corten en rodajas, es así como en la foto.

El holantao es una alverjita asiática, joven, plana y sin alverjas. En inglés se le llama snow pea. Córtenla en juliana y en diagonal así como se ve en la foto.

kion o gengibre fresco

kion o gengibre fresco

holantao

holantao

La hierbaluisa (lemongrass en inglés) tienen que comprarla con el tallo, solo las hojas no sirven para esta receta. Corten el tallo y sepárenlo de las hojas. Las hojas se pueden usar para hacer infusiones o limonadas :).  Corten los tallos de  3 o 4 cms de largo y chánquenlos con la parte de atrás del cuchillo para que salgan todos sus aromas y sabores.

hierbaluisa
tallos de hierbaluisa

 

Sopa picante de pollo y coco

2 porciones grandes

 

– 2 tazas de caldo de pollo

– 2 o 3 ramas de hierbaluisa, solo los tallos cortados en trozos y chancados

– 5 rodajas de kion ( gengibre fresco)

– 1 rocoto

– 1 zanahoria cortada en juliana o 200 gr de hongos ostra

– 50 gr de holantao

– 1 pimiento chico en juliana

– 1/2 cebolla cortada en gajos

– 1 taza de leche de coco (yo use chaokoh, muevan bien la lata antes de abrir)

–  1/2 pechuga de pollo deshuesada y sin piel

– 1 tomate italiano sin piel ni semillas cortado en 6 u 8 gajos

– 1/2  cucharada de azucar rubia o al gusto

– 1 1/2 cucharada de salsa de pescado

– 2 o 3 limones jugosos

– sal

– culantro al gusto

Coloca el caldo de pollo en una olla junto con los tallos de hierbaluisa y el kion. Lleva a hervor, baja el fuego al mínimo y cocina tapado por 10 minutos.

Mientras tanto corta el rocoto en rodajas grandes y deja las semillas y venas o retíralas. Esto hará la sopa picante ósea que dependerá de que tan picante te gusta. Reserva.

Agrega a la sopa la zanahoria o hongos ostra, el holantao, el pimiento, la cebolla y sazona con un poco de sal. Cocina por 5 minutos y añade la leche de coco.

Las preparaciones con leche de coco se cortan si las hierves osea que mantén el fuego bajo para que no se corte la sopa. Si se corta no cambia el sabor, solo su aspecto.

Sigue cocinando a fuego bajo unos 5 minutos más o hasta que todas las verduras estén cocidas. Agrega el pollo cortado en láminas delgadas y cocina por 2 o 3 minutos. Añade el  tomate, la salsa de pescado y el azúcar. Vuelve a sazonar con sal.

Recuerda que aunque la salsa de pescado es saladísima su objetivo no es salar sino balancear el plato.

Agrega unas cuantas rodajas de rocoto como para que la sopa pique y déjalas por unos minutos. No tienes que usar todo. Tiene que estar picante pero rica.

Apaga el fuego y agrega el jugo de 1 limon, prueba la sopa y fíjate que los sabores esten balanceados. Que sea picante, salada, ácida y ligeramente dulce; todo a la vez.

Si falta limon agrégale el jugo de 1 o 2 limones más y sazona nuevamente con sal, azúcar.

Espolvorea con un poco de culantro picado y sirve bien caliente.

OJO, ni los tallos de hierbaluisa ni las rodajas de kion  se comen.